martes, 27 de mayo de 2008

PORQUÉ LANZAROTE



No tengo mucha experiencia,
no he corrido muchos ironman (7),
quizás haya gente que piense que,
dado mi nivel, no he corrido ninguno,
pero os voy a llenar la cabeza de razones
para entender porqué, para mi,
Lanzarote es la respuesta, la carrera
definitiva, el lugar donde seguiré queriendo
correr mientras queden en mis venas 1 gramo
de adrenalina o 1 poco de energía.

Aterrizar en la isla es como aterrizar en
un cráter de marte, en ese momento ya no recuerdas
nada de oficinas,trabajos o problemas cotidianos,
estás definitivamente lejos, realmente de vacaciones.

De repente alzas la vista, la lava solidificada,
y el color negro te rodean alejandote mas aún
de cualquier realidad conocida y, de repente,
notas como el viento que siempre reina allí,
te susurra al oido un bienvenido con ese acento
dulce que reina en las islas...

Y en un abrir y cerrar de ojos te ves camino de la santa,
en busca de ese dorsal lleno de miedo, circulando
por esa recta dibujada en un desierto de lava,
la subida a timanfaya, esa imagen que has visto
en mil fotos de IRONMAN...esa imagen de la que un
día quisiste formar parte.
Y te refuerzas, y lo sientes, y te sonries...
¡¡¡ya estás allí!!!!.

La mañana de la carrera,...
ese box en que vive el miedo.
NUNCA he podido tocar el miedo,
sólo allí, en el box de puerto del carmen,
rodeado de 1300 deportistas y en absoluto silencio,
de noche, con respeto, con admiración, mirando con
que intensidad mece el viento esas banderas, lágrimas,
abrazos, "good lucks" y "muchas suete".

Y te ves nadando en un mar de cristal en que puedes ver,
desde delfines o a mantas hasta estrellas de mar.
La pureza de la natación en aguas abiertas es nadar en la playa
de puerto del carmen rodeado de miles de peces de distintas
especies en absoluta armonía...es emocionante.
Y tu premio sigue cuando te ves pedaleando por marte,
dejandote acariciar por el viento,
siendo abrasado por ese sol africano,
escuchando como los niños de todos los pueblos te piden los bidones,
saludando a los molinos de viento de haría
o a la graciosa, o al monumento al campesino,
despidiéndote de una carretera que, pese a hacerse eterna,
acaba siendo siempre demasiado corta.
Y luego, de postre seguir corriendo ese maratón con gradas
que se caen cada vez que levantas los brazos en busca de una
excusa para seguir corriendo, con esos voluntarios que te animan
por tu nombre, que te dicen que vas bien aunque sea mentira y
te juran que ya lo tienes ahí, y vuelves al principio,
y ves que todo el año ha valido la pena, estás en el IRONMAN DE LANZAROTE
con una medalla de peso infinito demasiada alegría y satisfacción para
plasmarlas en unas simples letras....
Quedas en deuda para siempre, quizás nunca mas vuelves a estar cuerdo,
pero pasas a formar parte de algo por lo que merece la pena estar vivo
y seguir intentándolo.

Hay que correr en Lanzarote por lo menos, una vez.
Yo llevo 4 y el año que viene, si Dios quiere, seré infiel a mi promesa
de "tregua Ironmanera", estoy enganchado y quiero volver.

Gracias Lanzarote.
Gracias IronMan.

5 comentarios:

Carpianno dijo...

A LOS DEMÁS NOS CUESTA EXPRESARNOS MUCHO MÁS, PERO POR LO QUE LEO ESO TIENE QUE SER...LA OSTIA!!
2010 ES MI AÑO, EL AÑO DE MI DEBUT EN LANZAROTE. RECORDARÉ TU CRÓNICA.
EMOCIONANTE, SIN DUDA.

POR CIERTO, ENHORANUENA. TIEMPAZO.

Juansi dijo...

Emocionante... muy emocionante...

Gracias José María.

Enhorabuena por ser finisher otra vez.

(PEZ) dijo...

Carpiano...
¿para que esperar a 2010 estando
ahí 2009?
¿Quién podría ser el novio mas
delgado y bronceado de España?


;)

(PEZ) dijo...

Gracias Juansi.

Juankir dijo...

Si alguno va a LZ-2009 q vaya con el pez. Creo q conoce más la isla q su propio barrio.

En la carrera lo vi poco, evidentemente. Pero en el desayuno del día siguiente me hizo un adelantamiento en el pasillo del desayuno-buffet mientras yo iba medio cojo arrastrando la pierna. Acabó enterito.

En fin, un crack