lunes, 2 de julio de 2012

Yo estuve allí.Cierre de semana.

Hasta ahora, siempre había pensado en esa expresión
con orgullo, con mueca,...
La expresión llevaba adherida,...una gesta conseguida,
un objetivo, una ilusión, quizás algo de complicidad con
algún compañero....
Pero esa expresión ya nunca volverá a ser igual...
Porque este pasado enero yo estuve allí,
allí fuí feliz, MUY feliz, corriendo por el maravilloso
parque natural de la sierra calderona,
en la estupenda prueba de la GR10-XTREM.




Recorrí 93 kilómetros corriendo entre unos bosques
que hoy, gracias a nuestra estupidez superlativa y a la
capacidad de autodestrucción innata en el ser humano,
ya no existen.

Me sale enfadarme, pero me sale mucho mas ponerme
melancólico e infinitamente triste.
Recuerdo a Manoli en un avituallamiento,
recuerdo el gran bosque en el que amaneció mi día,
recuerdo ese bosque a final de carrera,
las pistas rodeadas de pinos,...todo arrasado, ya nada queda,
sólo nuestro recuerdo y la impotencia,...esta que me empuja
a martillear este teclado preguntándome porqué,...porqué somos
tan tontos....


Hoy ha muerto parte de mi,....parte de este pez estaba en aquellos
pinos, fuí esculpido por ellos, por esos que descansan ahora en
paz en el reino de los árboles.
¿A que mundo estoy trayendo a mis hijos?
¿Que verán ellos?
Bufffff, me voy a dormir, no quiero pensar mas.

La semana pasada fué genial hasta que empezó a arder Valencia,
unos 50 a pie, de los cuales 10 fueron descalzo, 6 de natación y
una travesía maravillosa de 2k en la que vi lo bella que es la vida 
en libertad, nadando junto a una manta perdida en las playas alicantinas 
del mediterráneo.

5 comentarios:

AtalantasWeb dijo...

Irreparable. Esto lo perdemos todos.

Anónimo dijo...

Que razón tienes Pez!! por qué le gusta al ser humano la destrucción!! romper por romper!! machacar por machacar!!! POR QUÉ????? al lado de casa también se ha incendiado un bosque, cada vez que lo veo me asalta una tremenda pena! Sólo me consuela que en otoño voy a plantar unos árboles ahí y los cuidaré hasta que puedan crecer solos, es lo que nos toca, deshacer el mal.

Un abrazo

Miguel

lolotor dijo...

Que triste es pensar en lo autodestructivo del ser humano, yo también estoy triste, esos bellos paisajes tardarán años en recuperarse, venía del pirineo y la altura de Teruel se veian las llamas, QUE DESASTRE!!!!

Michel dijo...

Ciertamente es un desastre. Es muy triste.
Hagamos cada uno lo que tenemos en nuestra mano para intentar que no vuelva a ocurrir!

Anónimo dijo...

Qué pasa, Pez! Hacía un tiempo que no te escribía, aunque como sabes, te sigo, y da gusto verte a tope.

Escribo ahora que hablas de los incendios, porque le he dado vueltas estos días al asunto.

En España sigue dándose muy poca importancia a la gravedad (natural, paisajística, económica, y otros valores intangibles)de un incendio de semejante tamaño. Nunca tiene la misma cobertura informativa que un vertido petrolero, por ejemplo. Y, por desgracia, en el mundo actual, lo que no sale en los medios no existe. Insisto en que se puede hacer mucho más, y ésto, desafortunadamente, depende del seguimiento informativo. Y no lo ha tenido, debido a la Eurocopa, así de triste.

A la hora de la final volaba a Alicante, los vuelos que vienen de Bercelona y sur de Francia suelen aproximarse por la costa. Desde el avión se apreciaban las llamas perfectamente y los destellos luminosos de los petardos por todos los pueblos...era el final del partido. Me pareció triste, absurdo. Todo esto puede ser demagógico pero no es la intención, simplemente es triste.

Hace dos años estuve trabajando unos días en Cofrentes en un viaducto antes de llegar al pueblo. La carretera desde la nacional era preciosa, recorría una zona montañosa muy frondosa de encinas y pinos, con muchas curvas y subeybajas. El viaducto era parte de de la obra de desdoblamiento y mejora de dicha carretera. Por ganar unos minutos -también en seguridad, es verdad- se metió unos tajos impresionantes al monte. Ahora con el incendio ya se le ha dado la puntilla...

Bueno, menuda parrafada...

Pez, que sepas que sigo yendo por Alicante, no te he llamado para salir a corretear porque siempre tengo algo. Además me ha dado por ir a conocer la montaña alicantina (os copio rutas a ti, nativoescolano y linkalicante), se viene mi novia que resulta que es una campeona, eso sí, andamos en vez de correr. Que sepas que el día que subías Puig Campana en mayo nosotros lo intentábamos desde Sella, pero nos rajamos por la tormenta...

Saludos, Germán.