domingo, 20 de febrero de 2011

Cierre de semana

Cierro la semana con 9 sesiones de carrera
y 1 de natación.
Al final he corrido aproximadamente 78 kilómetros
16 de los cuales han sido Barefoot completadas con
varias sesiones de trabajo del Core.Un total de, aproximadamente,
8 horas de carrera.

Lo mejor:
La salida de hoy, he ido por primera vez en mi vida
al cerro de San Julián, una de las asignaturas
pendientes que tenía.
Es una tachuelita que está al lado de la Serra Grosa,
pero jamás la había subido.
Me ha encantado.
A destacar ese principio en el que he coincidido por
casualidad con el gran Antonio Dieguez, que regresaba
ya de su rutita matutina.
Aquí dejo alguna fotillo.









Lo peor:

-Ayer, escribiendo en el blog tuve el portátil
sobre mis rodillas cruzadas, haciendo de mesita,
durante un ratito.
Al ponerme de pie, me molestó la inserción tendinosa
de siempre, y hoy he tenido que volver a casa andando...
máximo dolor otra vez!
Mañana llamaré al fisio, a ver si adelantamos
la sesión que tenía programada para la semana que viene.
Jolín!

-Hoy ha muerto otro montañero en Sierra Nevada sepultado
por un alud,...lo siento mucho.

5 comentarios:

Espíritu González dijo...

jope, estamos buenos de las rodillas. Mañana el fisio te deja nuevo, bonito el cerro, un saludo

Michel dijo...

Jopeta. Vamos a cuidarnos de esas posturitas budistas durante largo rato que pasan factura...
Seguro que no es nada campeon. Al rompehuesoso, y como nuevo.
Hasta pronto.

Soy afortunado dijo...

Mucho ánimo Pez. Seguro que no es nada grave y te recuperas en seguida. Una pena no haber podido estar contigo para ayudarte.
Un abrazote gigante.

runner no brain dijo...

Animo, que seguro que no es nada serio.
Un dia llegue al cerro San Julian casi por casualidad y me parecio muy chulo, tal como tu dices. Una alternativa mas cerquita de casa.
Un abrazo

PEZ dijo...

Muchas gracias Espiritu,...hay que esperar al miércoles.

Michel,...ya tengo cita.

Gracias Chicho.

Tengo muchas ganas de volver bien Antonio, la verdad es que es muy bonito, increible tenerlo al lado y nunca antes haber ido.