viernes, 13 de septiembre de 2013

UTMB.Crónica Parte I

Días antes de empezar mi viaje, busqué mil y una crónicas
de la carrera, y me costó Dios y Ayuda encontrar una positiva,
una crónica que fuese mi "clavo ardiendo" al que agarrarme, mi,...
"yo también puedo" tras leerla.
Todas hablan de sufrimiento, dolor, nauseas, sueño, ganas de que acabe...
al menos, las que yo encontré.

Mi carrera no fué perfecta, pero casi (para mi nivel) y quiero
intentar ser realista, pero desde un punto de vista positivo
en esta crónica que, sobre todo, escribo para ti quien, imagino,
ha caido en este artículo blog buscando aquello tu excusa para
poder dormir estos próximos días.....vamos allá.

Parto de la base de que, pese a tener una genética estupenda a día de hoy,
no tengo unas condiciones innatas brutales para la práctica del deporte,...
en gimnasia no era el típico máquina, nunca he sido especialmente delgado,
ni veloz,....pero he trabajado mucho, siempre intento ver la parte positiva
de las cosas


y he conseguido, hasta el momento, mucho mas de lo que nunca imaginé,...
sin duda, lo mas grande y duro que jamás he hecho hasta la fecha a años
luz de lo siguiente, ha sido la UTMB y si yo he podido,...TU, que lees esto,
te ASEGURO que puedes.


¿Cómo lo hice yo?¿Cual fué mi experiencia?

Horas previas
La carrera empezó a las 16:30 el año en que yo la hice (2013), así que, intenté
dormir todo lo que pude por la mañana.
Creo recordar que me levanté sobre las 10 de la mañana, nervioso y emocionado,
de hecho,....no paré de llorar hasta unas horas después de la salida, pero eso
va de serie con este pez.
Tras despertarme, desayuné en el cafetería de al lado del hotel un café y un bocata
de bacon con huevo frito, café con leche y un montón de agua con gas.
Fuí a dejar la bolsa que la organización me daría en el kilómetro 80 y llamé
a mis padres llorando, estaba aterrado y solo allí,....no sabía que hacer, así que
busqué un buen arbol, me tumbé e intenté meditar un rato.
Lloraba pensando en el bueno de Juanito, metido ya de pleno en la CCC y, finalmente,
a la 1 me fuí a comer al sitio de pasta rápida de debajo de mi hotel, pasta con aceite,
coca cola, un yogourt y subía al hotel a intentar dormir una hora,...no me preguntéis cómo,
pero conseguí dormir unos 30' (quizás el estrés?).
Levantarme, vestirme, vaselina, crema solar, una llamada a mi Paula, seguir llorando,
y a la línea de salida.
Es una salida MUY estrecha para 2300 personas y Victor de crevillente, quien corría
su tercer UTMB me recomendó el día antes ir unas horas antes.
Fuí una hora antes y conseguí ponerme bastante alante,...digamos que a unos 30 metros
del arco de salida y, cuando me di cuenta, el chico que estaba a mi lado era un vasco MUY
majo con quien estuve hablando y compartiendo miedos, experiencias y sueños casi hasta
la hora de la salida, hora en la que me bebí medio litro de agua con gas.


La Salida

La has visto mil veces, sabes la música que ponen,....pero estar ahí,
pese a algunos artículos que leí y que aseguraban que tampoco tenía mucho
de especial, para mi al menos, fué uno de los momentos mas brutales
a nivel emocional que jamás he tenido hasta la fecha....
Puse el vídeo un par de entradas antes, pero permitidme que repita
los vídeos en esta entrada para situaros en el perfil y punto de carrera.



Primera tarde, primer anochecer

Quizás una de las cosas que mas me llamó la atención de toda la carrera fué el ritmo
al que se sale,...los primeros 8k hasta Les Houches discurren por una pista con toboganes
que pica hacia abajo entre arboles y con sombra continuamente.
Llegué a un ritmo de 6:10 el kilómetro, ritmo MUY superior al que tenía en mente y aún así,
fuí rebasado por unos 1500 tipos y tipas que volaban por arriba, abajo, izquierda
y derecha....empecé a plantearme si me había equivocado, si el nivel de la carrera era
ese,...al UTMB van los mejores y claramente yo no lo soy....
Pensé durante bastantes kilómetros que sería cortado antes de anochecer, lo que
me bloqueó bastante (la cabeza,....siempre positivo,....es el secreto,....de verdad) y me hizo
pasar, curiosamente, el peor momento que tendría en toda la carrera.

Pasamos Les Houches tras un trago de coca cola y nada mas y empezamos la primera
subida, subida al col de Délevret....pistera, con bastante mas asfalto del estrictamente necesario,
quizás el trozo mas feo de lo que tuve oportunidad de ver aunque, estar allí,....era la leche
y nada era feo,....era mi cabeza y el maldito ritmo de carrera lo que pintaba mi entorno de gris.



Hice cima, y bajamos por en medio de un prado de césped (sin senda,....un desnivel negativo
BRUTAL) para posteriormente sendear entre toboganes y llegar a la Saint Gervais,
primer avituallamiento, 21 kilómetros en 3:06, con malas sensaciones y en el puesto 1628.

Los avituallamientos son LA LECHE,....sopa de fideos, pan, 4 tipos de queso, salchichón,
fruta, agua con y sin gas, coca-cola, café, galletas dulces, crackers....
Tomo unos fideos, un plátano, coca cola y salgo...
de repente paro dos minutos y me pongo a pensar....no tiene sentido vivir esta experiencia así, me obligo
a ser yo mismo,...disfrutaré dure lo que dure,...y si me cortan,....es absurdo perderme el
rato que esté en carrera.

Cambia mi mente y todo cambia,....son 10 kilómetros de subida tendida hacia
les Contamines, 10 kilómetros en los que anochece y en los que empiezo a ver cómo la
carrera va hacia detrás y yo empiezo a avanzar....no pienso en otra cosa,....todo empieza
a ser verde pese a la oscuridad reinante.
Sendas, ríos, subidas, bajadas y de repente,....una gran subida, la gente empieza a apartarse,
no llevamos ni 30 kilómetros y veo que ser fiel a mi mismo ha sido una gran elección....

Enseñanza uno:
No mires a nadie aunque empieces el último, la carrera es muy larga, muy dura
y pone a cada uno en su sitio.

Tras una pequeña bajada y badear un río, llegamos a Les Contamines que está abarrotado,
huele a fiesta deportiva, estoy en el UTMB y voy justo, pero voy a mas,....soy optimista.
31 kilómetros en 5:07, puesto 1463.

La primera noche.
Son las 21:30, estoy a 1200 metros, es de noche y hace algo de fresco.
Me pongo mi camiseta térmica y tras leer un par de los 80 mensajes
escritos que me escribieron familiares y amigos gracias a Paula (mil gracias,
fueron el mejor isotónico del planeta tierra) y derramar alguna lagrimilla,
salgo lleno de energía a comerme mi primera noche en el UTMB.
En cuatro kilómetros el perfil de carrera marca Notre Damme Gorge,
no se que será, pero de repente, tras pasar un campo de tiro empiezo a
ver pasos de semana santa y a lo lejos, hogueras, gente,...botellones,...
pasamos por una especie de ermita dentro de la roca,....tampoco se muy
bien que era, pero la gente que allí había me contagió de energía y buen rollo,
y así seguí, empezando una subida que creía era larga hasta el avituallamiento
de la Balme....punto desde el que, sin parar el perfil indica tres subidas
a mas de 2500 metros.
La Balme, 39 kilómetros, voy como un tiro, subo y paso a gente sin parar y
marchando a un 70% de lo que puedo, como desde el primer metro de carrera,
avituallamiento completo, agua, cola, sopa y a seguir.
Al fondo veo frontales que se confunden con estrellas, hacia detrás,...la fila es
tan larga que se pierde en el horizonte, voy genial,....la primera gran subida
nos espera, me apetece mucho y estoy disfrutando como un enano.
Vamos!!

1 comentario:

quiquelang dijo...

Se me quedó corta la primera parte de la crónica...quiero más...La cabeza y el pensamiento positivo es muy importante, luego el cuerpo te da el resto...un abrazo...