martes, 3 de febrero de 2009

DEPORTE



En mayúsculas, para mi eso es lo que
nos ofrecieron ayer Rafa Nadal y Roger Federer
en la final del Gran Slam de Australia.
No sólo por el juego y el sobervio espectáculo deportivo,
plagado de golpes imposibles, carreras, acrobacias y
habilidades superlativas con la raqueta en la mano,
sino, y sobre todo, por lo que posteriormente pasó en la pista.

Por el respeto,
por la educación,
por la devoción,
por la admiración que se tienen,
por la rivalidad sana y estrictamente deportiva,
porque son caballeros,
porque son deportistas,
porque simbolizan lo que me gusta del deporte,
triatleta, nadador, corredor, tenista, ciclista, futbolista, gimnasta,...
Rafa y Roger son el deporte.


Tomo nota, tengo un ejemplo a seguir y mucho
trabajo que hacer porque quiero ser así, GRACIAS!

3 comentarios:

pasqui carrillo dijo...

Nadal, increible!! fue el momento mas emotivo del partido, con más de una lágrima de emoción! un ejemplo a seguir fuera y dentro de la pista.

Ángel dijo...

¿Las lágrimas de Federer fueron porque no consiguió su 14 Gran Slam o porque se dio cuenta de que no va a poder hacerlo o de VOLVER A SER EL N1?
Me apunto a la propuesta de Nadal, Alonso y Shumaker: Federer Premio Príncipe de Asturias 2009
ostiaaaaaaaaassssssss

alfonso dijo...

lagrimas de emoción,,, si señor,,, así se vive una vida completa... me uno a los sentimientos descritos...

SI SEÑORES!!!